“Antes no había peleas”, dice Mendizábal