Ciencia y Tecnología
Revelador estudio español
Consumo excesivo de sal deriva en diabetes tipo 2

Valorar esta noticia: 
Average: 1 (1 vote)
Domingo, 24 Septiembre, 2017 - 14:10

Un estudio presentado en el congreso anual de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes, que se celebró hace unos días en Lisboa, ha establecido que existe una relación entre el consumo de sal y el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Ya no es sólo el azúcar, sino la sal, la que puede causar esta enfermedad.

El componente principal de la sal, el sodio, es el que puede aumentar las posibilidades de desarrollo de la diabetes, así como otra afección, la diabetes autoinmune del adulto, en la que las células productoras de insulina del páncreas son destruidas por el propio sistema inmune del cuerpo. El 40% de la sal es sodio, lo que significa que, por cada 2,5 gramos de sal, ingerimos uno de sodio.

En España consumimos unos 12 gramos diarios de sal, más del doble de lo que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS), que sitúa el límite en cinco gramos por día. La mayor parte de la población supera la cantidad aconsejada.

Los embutidos, las conservas, los precocinados o el pan son algunos de los alimentos que más sal contienen. Habitualmente son los hipertensos o los que sufren problemas renales o cardiovasculares los que tienen más restringido su uso.

La autora principal del trabajo, la investigadora Bahareh Rasouli, del Instituto de Medicina Ambiental del Karolinska Institutet (Suecia), explica que el sodio, al acumularse, provoca que el cuerpo retenga agua para poder diluirlo. "Esto incrementa el volumen de sangre en el torrente sanguíneo, lo que implica que el corazón tenga que trabajar más, y aumenta la presión en los vasos".

Estos efectos conducen a la hipertensión, que es un factor de riesgo para, por ejemplo, enfermedades cardiovasculares. "La ingesta de comidas muy saladas también se asocia a un aumento del riesgo de padecer cáncer de estómago y afecta a los huesos. Sin embargo, había poca evidencia que sugiriese el consumo de sodio pudiese ser un factor de riesgo en la diabetes tipo 2", añade.

Trabajos anteriores aludían a que la relación entre el sodio y la diabetes tipo 2 podría deberse a un efecto directo en la resistencia a la insulina, así como por fomentar la hipertensión o el incremento de peso. "Aún no se ha investigado si tomar sodio está relacionado con la aparición de diabetes autoinmune", dice Rasouli.

Los autores sugieren que puede haber una relación entre la diabetes y el sodio. En concreto, han advertido que por cada gramo extra de sodio consumido al día aumenta, de media, un 65% el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Cuando el consumo sobrepasaba la cantidad recomendada en 2,9 gramos de sodio -unos 7,3 gramos de sal- por día, el riesgo se elevaba hasta un 72%. Respecto a la repercusión en la diabetes autoinmune latente, el riesgo alcanzaba el 82%.

"Es un estudio observacional; por lo tanto, no podemos probar una relación causal entre un consumo elevado de sal y el riesgo de diabetes. En el futuro, sería interesante investigar en estudios clínicos controlados si una reducción de sal en la dieta es beneficiosa para la prevención de la diabetes", asegura la autora.

Para llegar a estas conclusiones, el equipo usó datos de otro trabajo que analizaba los factores de riesgo en el desarrollo de estas dos enfermedades y los comparó con 355 casos de diabetes autoinmune latente y 1136 de diabetes tipo 2. Ambos grupos rellenaron un cuestionario sobre sus hábitos alimenticios para calcular su consumo diario de calorías, nutrientes y sodio. También se tuvo en consideración la influencia genética, la edad, el género, el índice de masa corporal, los hábitos de vida, el historial familiar y la ingesta de potasio.

"Si estos resultados se confirman en otras poblaciones, podrían tener importantes implicaciones en la prevención primaria de la diabetes tipo 2 y la diabetes autoinmune en adultos", concluye la experta.

Tomado de El Mundo.

MÁS NOTICIAS
Valorar esta noticia: 
Average: 1 (1 vote)