Seguridad
Además tenía las llaves de la bóveda
Un cajero “fantasma” fue la clave para el desfalco de Pari

Valorar esta noticia: 
Average: 2.3 (3 votes)

Jueves, 26 Octubre, 2017 - 19:36

Juan Franz Pari Mamani desfalcó dinero al Banco Unión fingiendo en el sistema de la entidad financiera egresos de dinero a un cajero automático inexistente o, como se dice comúnmente, “fantasma”.

La directora de la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI), Lenny Valdivia, señaló que Pari, en su calidad de Jefe de Operaciones de la agencia del Banco Unión en Batallas, generó en el sistema comprobantes para justificar la salida de dinero a un cajero automático, pero resulta que en esa localidad no existe ese aparato.

“En suma lo que ha sucedido es que salía la plata con destino a carga de cajero automático y no carga al cajero, porque en Batallas no hay cajero automático”, aseveró Valdivia durante su informe ante la Comisión de Planificación de la Cámara de Diputados.

En su declaración por este caso, el mismo Pari confesó que había advertido que “nadie controlaba” ese trabajo con los cajeros automáticos.
 
Valdivia aseguró que las acciones de Pari no implicaron una falla en el sistema del Banco Unión, sino lo que ocurrió fue que el acusado introdujo un registro no autorizado.

Señaló también que los dos ejecutivos del Banco Unión, recientemente enviados a la cárcel de Palmasola, eran los encargados de revisar la contabilidad de los cajeros automáticos, pero incumplieron sus funciones.
    
Según la Fiscalía, los dos ejecutivos ahora detenidos forzaron la cuadratura de las cuentas e hicieron parecer que todo era regular en la agencia de Batallas, cuando en realidad no existía un cajero automático.

Tenía las llaves de la bóveda

La directora  de la de la ASFI explicó que para acceder a las bóvedas de los bancos se requiere de controles duales, es decir dos personas (que pueden ser un jefe y otro funcionario con la llave) que observen lo que ocurra. 

Reveló que en Batallas no se cumplió con el control dual, puesto que otros involucrados facilitaron las llaves de la bóveda a Pari, favoreciendo a que sacara el dinero. 

Agregó que la seguridad policial de la agencia tampoco cumplió con sus obligaciones de controlar al personal de la entidad financiera.

Valdivia señaló también deficiencias en los controles intermedios, puesto que deberían hacer revisiones contables sorpresa, pero en realidad sus acciones eran predecibles.

El primer desfalco en Achacachi
 
La ASFI sospecha que el primer retiro de dinero ilegal que hizo Pari fue en Achacachi, donde sí existe cajero automático, según Valdivia.

Explicó que Pari estuvo destinado tres meses en Achacachi y que el 19 de octubre de 2016 realizó el primer retiro ilegal en esa localidad. Después, según Valdivia, el acusado continuó con sus fechorías al volver a la agencia de Batallas.

Pari ahora cumple detención preventiva en la cárcel de Chonchocoro, acusado por el desfalco de 37 millones de bolivianos.


Valorar esta noticia: 
Average: 2.3 (3 votes)