Seguridad
Hay que buscar soluciones de fondo, dice
Ministerio de Justicia: existen 516.000 procesos en mora
El viceministro de Justicia, Diego Jiménez. Foto: La Razón.

Valorar esta noticia: 
sin votos aún

Domingo, 29 Noviembre, 2015 - 12:11

El viceministro de Justicia, Diego Jiménez, reveló este domingo en Erbol que en Bolivia existen 516.000 procesos judiciales en mora, por lo que urge la puesta en marcha de un plan de fondo para mejorar la aplicación de la justicia.

La autoridad gubernamental señaló que la escasez de operadores, la penalización de casos atendidos por el Ministerio Público, escasos recursos económicos y otra serie de factores derivó en la acumulación de eventos en los tribunales.

Puso como ejemplo la situación de un juez en La Paz que sólo emite 315 sentencias judiciales por año, en tanto que en Tarija 55, lo que no permite identificar un promedio sobre la retardación judicial en el país.

“Los juzgados de instrucción tienen 35% de efectividad y el resto (de los casos se) lo pasa a la siguiente gestión. Es preocupante, se tramitan delitos públicos, robos atracos homicidios, no es posible que haya mora”, afirmó.

Según datos estadísticos que maneja el gobierno, el 64% de la población infractora corresponde a la categoría de detenidos preventivos. Los juzgados cautelares nunca acaban de atender.

“La mora procesal si bien se justifica, urge aumentar personal para las diferentes materias de acuerdo a la capacidad de resolución, tenemos que cambiar todo el modelo. Tenemos un sistema que no funciona, debemos trabajar en el modelo de gestión”, afirmó.

Causas de la retardación

Jiménez indicó que el principal cuello de botella que se observa en el trabajo de los juzgados es su rol en la atención de casos.

Manifestó –por ejemplo-  que los jueces “se empantanan” en trámites administrativos, cuando deberían concentrarse en el ámbito por los cuales fueron contratados.

“Una persona litigante debe presentar y recibir respuestas del juez por escrito. Esas respuestas por escrito le hacen perder tiempo, todo debería estar en el sistema. Son  diversos elementos que se deben trabajar para amortiguar la carga judicial”, afirmó.

Advirtió que este sistema y que se refleja en la acumulación de carga en mora inevitablemente deriva en corrupción.

“Al existir sobredemanda es arbitrario, hay que ver qué casos van a dormir el sueño de los justos. Si quieres que tu proceso avance tienes que ir pagando. La mora procesal es crítica y hay que buscar soluciones de fondo”, confió.

Cámaras de vigilancia

El viceministro de Justicia respaldó la propuesta para la instalación de cámaras de seguridad en recintos judiciales.

Señaló que este proyecto no debería provocar susceptibilidades, porque es una experiencia que ya se aplica en otros países.

“La vigilancia lo puede hacer el mismo poder judicial. Una cámara es un mecanismo de transparencia como se lo hace en cualquier lugar. Mucho va a depender como se ponga la cámara y cómo se lo administre”, agregó.

Roles diversos

Mencionó que en la futura cumbre de justicia debe replantearse el rol del Consejo de la Magistratura, quien en la actualidad elige jueces y fiscales, y simultáneamente sanciona.

Citó también la penalización de la justicia, cuando deberían existir otras instancias que le solucionen los problemas al litigante.

“Hemos penalizado todo, pareciera que para el estado le da lo mismo que procesar el maltrato a un perrito que un feminicidio. No hay tratamiento diferenciado o (con) prioridad. Por eso en el proyecto que planteamos pretendemos diseñar escala de valores”, apuntó.

Dijo que el Ministerio Público debería ver crímenes y diferenciar otros delitos.

“En las faltas leves debería haber un procedimiento simple donde un  juez aplique un proceso abreviado sin la participación del Ministerio. Esta nueva visión de política criminal es necesaria para cambiar el sistema penal. Hay que entender que se crearon leyes con presión social lo que no soluciona penalizando todo. Hay conductas que deben irse por otros lados”, concluyó.


Valorar esta noticia: 
sin votos aún