Opinion
Un tarijeño al servicio de las comunicaciones
Al Punto
Diego Rojas Castro
Martes, 22 Agosto, 2017 - 09:44

Valorar: 
sin votos aún

Las guerras no se realizan solo con granadas, trincheras o bombardeos. También hay otros frentes como el de la diplomacia, el espionaje y el de las comunicaciones. Y esto fue lo que sucedió en la Guerra del Chaco. El oficial Luis Campero Astulfi se destacó en las comunicaciones por su sólida formación profesional. Su vida, sus contribuciones están dispersas entre varias fuentes documentales.

 

Campero nació en Tarija el 9 de abril 1900. Se sabe que realizó estudios en el Colegio Nacional San Luis. Luego ingresó al Colegio Militar de la ciudad de La Paz, viajando después a Alemania donde continuó estudios de ingeniería, en la Academia de Juterbog, y un curso de radiotelegrafía en la ciudad de París. A su regreso fue nombrado Jefe del Servicio Radiotelegráfico de la República.

 

Poco antes de la guerra, en 1929, Campero, cuando contaba con el grado de capitán, publicó un compendio de traducciones del alemán y observaciones propias titulado “El Servicio de Comunicaciones en el Ejército”, una guía detallada de instalación y adecuado manejo de la telegrafía según el tipo de terreno y condiciones adversas a las cuales podrían toparse las tropas de comunicaciones en un conflicto bélico. Todo un visionario de lo que podría venirse.

 

Al estar Bolivia y Paraguay emplazando fortines en el Chaco, ambos ejércitos permanecían en constante estado de alerta, como se puede ver en el siguiente telegrama: “27-IV-29.- Urgte. Rec. Col.- Regtoloa.- Villamontes.- Cif. 174.- Existen indicios que casi no dejan lugar a dudas de que paraguayos preparan ataque quizá ya esta noche contra fortines Chaco. Regimiento con batería debe prepararse para concentración inmediata sobre Muñoz”.

 

Ante los indicios de ataque y como jefe del Servicio Radiotelegráfico, el capitán Luis Campero indicó en la Central de Telégrafos para la radio de Tarija: “E.M. (Estado Mayor) necesitamos que Tarija llame sin interrupción a Yacuiba, Villamontes, Ballivián y en especial a Esteros. Llame desde este momento y que las mantenga listas para recibir servicio. Después Tarija que trate de establecer comunicación con Pto Suárez indicándole que se mantenga lista toda la noche para recibir servicio desde hrs. 22 a 24”.

 

En 1933, en el Informe Anual de Ejército, vuelve aparecer en el informe de situación de la Estación Telegráfica de Tarija: “Esta estación trabaja bien. Últimamente se ha hecho la instalación de un trasmisor de onda corta para las necesidades del Ejército, habiendo dado muy buenos resultados.En Tarija no ha mucho se ha instalado un gran laboratorio con material adquirido en Buenos Aires por el Mayor Luis Campero. Dicho laboratorio cuenta con personal técnico que se encarga de la construcción de aparatos transmisores para enviarlos al frente de operaciones. Se lo ha situado en ese lugar, en atención a la proximidad a la zona de operaciones y para poder así atender con mayor prontitud”.

 

En 1934 asumió la comandancia del Regimiento “Pando 1ro. De Ingenieros”. Cuando concluyó la guerra con Paraguay, fue desmovilizado con el grado de teniente coronel. En 1939, fue Inspector General del Ejército. En 1942, fue nombrado Delegado del Estado Mayor General en la Comisión de Límites con la Argentina y Paraguay.

 

En cuanto a su descendencia, en su primer matrimonio con Blanca Villa de Lora, tuvo  a Luis Alberto y Mario Campero Villa de Lora. Posteriormente, casado con Marina Valenti, tuvo una hija, Marina Campero Valenti.

 

La vida de este destacado militar en el campo de las comunicaciones llegó a su fin el 19 de noviembre de 1946 como consecuencia de un síncope cardiaco. Es justo que se recupere el legado de este tarijeño.

 

El autor es ingeniero e investigador histórico.