Opinion
Si todos hiciéramos lo mismo…
Buscando la verdad
Gary Antonio Rodríguez Álvarez
Miércoles, 20 Septiembre, 2017 - 09:56

Valorar: 
sin votos aún

La solidaridad dignifica al ser humano cuando su ayuda se da sin ningún tipo de cálculo, bastando la satisfacción del deber cumplido. El perfecto acto de solidaridad radica en dar algo de sí esperando que quien lo reciba, mejore. Para ello, la persona necesitada debe estar dispuesta a ser ayudada, aunque no siempre ocurre esto pues la vergüenza, el orgullo o la autosuficiencia muchas veces le impiden recibir apoyo.

Hablando de necesidad, el productor agropecuario lidia día a día contra los embates del clima y las plagas que afectan su siembra o su cosecha por la falta o exceso de agua, o porque los insectos y las malezas hacen de las suyas: su necesidad de apoyo es evidente.

Pero, hay un número de hombres que habiendo accedido a los beneficios de la ciencia y la tecnología -por vía del estudio, capacitación, experimentación empírica o asimilación de prácticas en otros países- están dispuestos a ayudar a sus colegas.

Una estirpe de agroproductores -principalmente extranjeros aunque los hay también bolivianos- decidieron compartir la rica experiencia de trabajo solidario que se da en Argentina, Paraguay y Uruguay, a nivel de los Centros Regionales de Experimentación Agropecuaria -Grupos CREA- concebidos para la ayuda mutua y solidaria entre productores. ¿Escuchó hablar de ellos? Doy fe…¡son magníficos!

Cada Grupo CREA agrupa a doce productores que una vez por mes se reúnen rotativamente en sus propiedades para compartir experiencias y tomar decisiones a fin de superar dificultades. En Santa Cruz, Beni y Tarija hay 19 Grupos CREA trabajando en agricultura, ganadería, confinamiento, caña y leche, formando parte de AB-CREA, la Asociación Boliviana de Grupos CREA, creada con la visión de abordar temas agropecuarios, económicos, sociales y medioambientales para apoyar el progreso del país y su gente, incrementando la eficiencia y sustentabilidad productiva, contribuyendo al desarrollo nacional, siendo la integridad, compromiso, respeto, trabajo en equipo, solidaridad y generosidad y la búsqueda de la excelencia, sus valores rectores.

De ellos aprendí que hombres aislados no hacen equipo -para ello crearon los Grupos CREA- y que los Grupos aislados no evolucionan, para eso nació AB-CREA, gracias a cuyo Presidente, Gonzalo Nogales, participé de la “1ra. Jornada Agrícola” (1.9.17) realizada con éxito en la Hacienda del Señor de Donizete Fernandes, y en la Hacienda Cinco Estrellas de la Familia Sanches Flugmignan, donde comprobé la actitud solidaria de muchos productores…

(*) Economista y Magíster en Comercio Internacional

 

Santa Cruz, 20 de septiembre de 2017