Opinion
AUTONOMÍAS Y DERECHOS HUMANOS PARA TRANSVERSALIZAR EL ESTADO PLURINACIONAL
El Pendulo
Hernán Cabrera M.
Martes, 2 Junio, 2015 - 16:10

Valorar: 
sin votos aún

A seis años de vigencia de la Constitución Política, aprobada en referéndum nacional, los paradigmas del desarrollo social y humano, como son las autonomías y los derechos humanos, toman fuerza y exigen a los niveles de gobierno y a la sociedad, impulsarlos, debatirlos, concretarlos y cumplirlos. Ambos son los pilares democráticos en la construcción del Estado Plurinacional de Bolivia.

La Constitución Política manda al país tener cuatro niveles de autonomías: departamental, municipal, regional e indígena originaria campesina. El texto constitucional es uno de los más completos en derechos humanos en relación a las constituciones de Latinoamérica: más de 100 artículos que son mandatos claros para el respeto y la plena vigencia de los derechos humanos. Ambos paradigmas se enfrentan ahora a un reto mayor de ir consolidándose, y generando resultados de su concreción en la realidad.

En materia de derechos humanos, desde el Estado se han encarado varias acciones, como ser la aprobación de alrededor de 60 leyes: contra la violencia hacia la mujer, contra la discriminación, contra la trata y tráfico de personas, de seguridad ciudadana, códigos de familias, código de niñez y adolescencia, control de bebidas alcohólicas, de las personas adultas mayores, de las personas con discapacidad, la renta Dignidad, el Bono Juancito Pinto, Juana Azurduy, y muchas otras que tienen que ver directamente con el respeto y la exigibilidad de los derechos humanos. Además el país es parte o firmó una serie de tratados e instrumentos internacionales. Todo ello, enmarcado en la institucionalidad que le da vigor, presencia, y fortaleza al Estado plurinacional, como ser el funcionamiento de la Defensoría del Pueblo, institución que es muy joven, con 15 años de vida, de historia y de esfuerzos, pero que ya transitó bastante trecho y que es hoy referencia imprescindible de esta cruzada por los derechos humanos, que no solo es responsabilidad del Estado su protección, cumplimiento, promoción, sino también de la sociedad en su conjunto, que abarca el ámbito privado, de los medios de comunicación, porque éstos se han constituido últimamente en el puente de la denuncia de las vulneración de los derechos humanos, y en el alerta para las instituciones competentes. “En estos cinco años en que he desempeñado mi responsabilidad de Defensor del Pueblo, he llegado a la conclusión que en las actuales circunstancias en que vive el país, la defensa, la promoción  y el cumplimiento de los derechos humanos, pasa por una relación dinámica, constante y efectiva entre el periodismo y las instituciones de derechos humanos”, señala el Defensor del Pueblo, Rolando Villena.

¿Se avanzó en autonomías en Santa Cruz? Dos datos relevantes de esta paralización del proceso autonómico en Santa Cruz: el 4 de mayo pasò desapercibido, casi nadie se quiso acordar de esa fecha, que hace poco era recordada con bombos y platillos. Esa fecha el 2008 se convocó a un Referéndum por la aprobación del Estatuto Autonómico Departamental, el mismo que fue un instrumento político para proteger ciertos intereses y cierta visión de país que se quería imponer. Precisamente por eso, hoy ni los círculos cívicos, ni políticos, empresariales, ni los medios de comunicación quisieron decir palabra alguna. El otro dato, es el Estatuto Autonómico, el mismo que durante estos cuatro años pasados durmió en  los archivos, sin que la Asamblea Legislativa Departamental, dominada por VERDES pudiera encarar el proceso de compatibilización con la Constitución Política del Estado. A escasos días de culminar el mandato constitucional de este periodo, recién se acuerdan los asambleístas de la oposición y del oficialismo, la importancia de contar con este instrumento autonómico. Esta asamblea se aplazó, y sin duda, debe ser una de las prioridades de los próximos legisladores. Quizás la primera agenda que deben consensuar.

Frente a estos hechos, los guaraníes han avanzando, con muchos obstáculos en este proceso de la autodeterminación de los pueblos indígenas. El 12 de julio el municipio de Charagua irá a referéndum por el Estatuto de la Autonomía Guaranì Charagua Iyambae, concebido desde las entrañas mismas de la nación guaraní, el mismo que fue construido desde abajo hacia arriba y con la participación de todos los sectores sociales del municipio más grande –en extensión geográfica- que tiene el país: “En homenaje a la lucha del pueblo y la memoria de los ancestros y líderes que la forjaron, para ofrecer a nuestras hijas e hijos, los caminos que nos llevan hacia el IVI MARAEI (Tierra sin mal) para el YAIKO KAVI PAVE (para vivir bien). Hacia una autonomía inclusiva, participativa y liberadora de todas y todos”, señala el texto de presentación de esta carta fundamental del pueblo guaraní.

Pues bien, esto es un avance importante, y será una muestra de que ambos procesos y paradigmas del desarrollo nacional, como son las autonomías y los derechos humanos, van indisolublemente ligados y se complementan. Ambos, tienen que fortalecer y ampliar los horizontes del Estado Plurinacional que está en constante construcción y renovación. “Vivimos un tiempo de profundas transformaciones, que nos han desafiado a replantear nuestro destino como sociedades y como individuos.  Cambios que nos señalan otros caminos por transitar, caminos donde se reconoce el valor de la diversidad y la integración y donde el respeto por nuestros derechos, solo alcanza sentido en el respeto y la defensa de los derechos de los demás”, reflexiona el Defensor del Pueblo, sintetizando así que estos procesos hay que profundizarlo.