Opinion
Incremento salarial esperado para el 2018
--
Roger Alejandro Banegas Rivero
Jueves, 26 Abril, 2018 - 12:11

Valorar: 
sin votos aún

[...Si las negociaciones pasadas se repitieran, el aumento salarial estaría entre el 5 y 7% y un salario mínimo entre Bs. 2100 y 2200..]

¿Las negociaciones entre el gobierno y la Central Obrera Boliviana son predecibles? ¿Existen otros factores que influyen sobre el incremento salarial? Estos Son los principales cuestionamientos que se intentarán responder al comparar las expectativas de incrementos con lo oficialmente comunicado por el gobierno.

Es posible que a la fecha actual, ya se conozca el porcentaje de incremento salarial, tanto en la masa salarial, como en el salario mínimo para el 2018 en Bolivia.  Por otra parte, existe la posibilidad que las autoridades aún no hubieran dado a conocer el decreto reglamentario.

De todas formas, usted podrá comparar las expectativas de incremento con los aumentos decretados y podrá inferir si las medidas económicas eran previsibles, o por el contrario existen otros factores influyentes y por lo tanto, el comportamiento se vuelve impredecible a las negociaciones e interés políticos.

Un incremento  en la masa salarial, por debajo del 4% representaría una decisión gubernamental sensata, precavida y velando por el contexto interno y externo, así como en función de la inflación pasada (2017 en 2.7% anual) con miras de no perjudicar la actividad económica nacional.

Por otra parte, si las negociaciones pasadas se repitieran, el aumento salarial estaría entre el 5 y 7%  y un salario mínimo entre Bs. 2.100 y 2.200, lo cual se interpretaría como un comportamiento normal a lo tendencia natural de los últimos años, dondeel presente estaría explicado por el pasado.

¿Qué sucede si el incremento salarial estaría fuera del margen esperado?Se podría interpretar con la presencia de otras fuerzas externaso factores alternativos de explicación (Ej. Un momento electoral previo u otros condicionantes a la libre discrecionalidad del lector).

Para el caso del incremento en el salario mínimo, éste no evidencia un comportamiento normal, más bien, tiende a incrementarse con valores porcentuales cada vez menores: lo que los economistas conocen como los incrementos marginales decrecientes, año a año, posiblemente en el tiempo tienda a crecer a la misma proporción que el aumento en la masa salarial.

                Para finalizar, se pone en evidencia que durante el período 2006-2017, la masa salarial se incrementó en  90%, mientas la inflación se incrementó en 71%, con un aumento neto del salario en 24%;  ¿es bueno o es malo?, lo anterior refleja un impacto del 8% en lareducciónde la inversión privada.

                Por cada,  10% de incremento en los salarios, por encima de la inflación, la inversión privada se reduce en 3.5%. La explicación se fundamenta que a mayores salarios, existen mayores costos para la empresa, los cuales inciden en menores utilidades, menor flujo de caja futuro en los negocios y por lo tanto, los empresarios destinan menor cantidad de recursos para la inversión en el presente.

Los agentes económicos realizan mayores inversiones cuando tienen una expectativa favorable de ingresos a futuros (fruto de las ganancias de sus negocios); de forma contraria, cuando dicha expectativa se reduce, deciden no invertir y por lo tanto, se contratan menor cantidad de trabajadores en el presente.

En suma, si el aumento del gobierno es predecible, es factibleobtener un intervalo esperado (predecible) para el aumento esperado de la masa salarial y el salario mínimo, como un patrón claramente identificado; de forma contraria,otros incrementos fuera del intervalo señaladoreflejaría la presencia de fuerzas explicativas alternativas (contexto y política). Se debe guardar sumo cuidado con la responsabilidad de los incrementos salariales y los costos incurridos, por las repercusiones económicas y sociales.