Opinion
UNA FORMA DE DAR A CESAR LO QUE ES DEL CESAR
Justo y Cabal
VICTOR HUGO MAIDANA ALCOBA
Viernes, 26 Enero, 2018 - 22:03

Valorar: 
Average: 3.1 (8 votes)

Sin dudas la Policía Boliviana y el Ministerio Público - Ministerio Publico y Policía Boliviana, hicieron un trabajo impecable en el difícil caso de la investigación sobre de la muerte de los jóvenes Carla y Jesús, que en paz descansen.

Simplemente una brevísima referencia, ya que muchos detalles son de público conocimiento; estos jóvenes, tuvieron la desgracia de caer en manos de unos desalmados en una fiesta de fin de año.

Los jóvenes como muchas personas lo hacen se fueron a pasar momentos de regocijo en un lugar público, desde luego y con seguridad, sin pensar por un solo segundo que serían los últimos tiempos de sus vidas.

Con la desaparición física de estos jóvenes, comenzó la tragedia para sus familias, el trabajo para los investigadores, la información para los periodistas y la expectativa de la opinión pública para conocer el desenlace de este caso, entre nostalgias y esperanzas de volverlos a ver.

En menos de un mes los investigadores siguieron las pistas hasta lograr dar con el paradero de los autores y coautores de este lamentable hecho.

Seguramente para quienes encararon este dificil trabajo, fueron muchas horas de desvelos y atenciones, de repente las palabras resultan cortas para reflejar un trabajo que habla muy bien de ellos, viendo el tema desde los resultados.

De un tiempo a esta parte, se nota un cambio positivo en fiscales y policías-policías y fiscales, sobre todo cuando coordinan acciones en la investigación de temas complicados, esto es sin duda muy bueno, porque responde a una actitud que dice bien en lo individual y en lo colectivo de quienes integran estas dos instituciones cuya labor de cuidar a la sociedad no siempre es fácil.

La nueva visión profesional tanto de la Policía como del Ministerio Publico Boliviano y paceño en particular, se va notando permanentemente cuando van en la búsqueda de pruebas que denotan verdades objetivas en el esclarecimiento de crímenes y conductas delictivas, para señalar a los autores y sentarlos en los banquillos de los acusados.

Tener instituciones que den confianza al ciudadano con su trabajo, es muy importante.

Considero que el tema hay que verlo dentro de una esperanzadora perspectiva para que el panorama mejore mucho más en el futuro, desde luego si así se lo proponen las personas que conducen las instituciones.

Policías y fiscales-fiscales y policías, en estos últimos tiempos están haciendo un trabajo, cada día más responsable y serio dentro de lo que se supone la preparación de pruebas para la valoración del juez.

Seguro que aun vendrán épocas difíciles para las instituciones, mucho más esfuerzos y mayores exigencias, pero se ve que capacidades y aptitudes no faltan.

Dentro de simpatías y antipatías en favor o en contra de unos y otros, es bueno reconocer y aplaudir los trabajos que pasan de la calidad a la eficiencia con notable claridad.

Los Fiscales y Policías-Policías y Fiscales, de este tiempo de a poco se muestran más técnicos, aplican nuevos conocimientos y tecnologías modernas, que de alguna manera los prestigian con mayor calidad y a la ciudadanía tiene mucho más tranquilidad.

El prestigio de las instituciones la construyen los hombres y las mujeres, mujeres y hombres que tienen altos dotes vocacionales de, en la dificil tarea de abrir las sendas para que vengan mañana los grandes caminos.

De seguro que no faltara quien diga que este comentario es una forma de echar flores sobre estas instituciones, tampoco no faltara quien opine que es una manera de tratar de quedar bien con alguien, tal vez si tal vez no, pero lo más seguro es una forma de “dar al Cesar lo que es del Cesar”.  

GRACIAS Y HASTA UNA PROXIMA OPORTUNIDAD CUANDO VUELVA PARA HABLAR JUSTO Y CABAL.