Opinion
CANCIÒN DE INVIERNO
Los otros caminos
Iván Castro Aruzamen
Martes, 4 Julio, 2017 - 09:21

Valorar: 
Average: 5 (1 vote)

Para Willian Terejerina, un carnero sin cuernos

Volví al regio invierno del sur. Ese que tantas veces acompañó mi infancia y adolescencia. Ahí estaba la densa niebla, esa mañana en que mis ojos contemplaron la inmensa pampa culpineña después de 20 años. Todo el panorama era un inmenso cuadro de Van Gogh. Ya no recuerdo si este inverno era el mismo de hace dos décadas atrás, cuando jugábamos rayuela, trompos, o derrumbar porotos; pero, sobre todo, lo más vivo está esa escama en las manos por la acumulada tierra, y, nuestras madre tenían que descubrir nuestras delicadas manos de labradores a punta de piedra y agua caliente.

Pero, este invierno me causó una gran sorpresa; encontré en mi tierra un gobierno municipal, prácticamente, en un estado de anemia institucional crónica. Y están ahí desde hace ya dos gestiones, masistas, pero, de esos que nada más repiten igual que campanario, aquello que en otros lares, hacen los masistas pero de convicciones. Aquí, en nuestra pampa, la madre tierra o el año nuevo aymara o lo que se llame, en este contexto, repetirlos no es sino una imposición, porque para el agricultor de la pampa, la tierra da así no más. No es el caso del mundo aymara, donde la tierra no da así no más, según el estudio de Hans Van den Berg. Por tanto, para nosotros, repetir fórmulas de otros entornos no pasa de ser una aculturación y hasta me animaría decir, fruto de una falta de conciencia crítica. Y los masistas de este municipio, uno de los más grandes de Chuquisaca, no tienen convicción, no entienden la ideología masista, no están convencidos de aquello que repiten. Solo son masistas por el cargo. Eso ha hecho de este municipio una de las administraciones más atrasadas de la región.

Una muestra de la poca o casi nula gestión pública en Culpina, no solo es la falta de obras o proyectos de impacto serio para la gente, ahí está el caso del agua. Una región de agricultores con un impacto enorme en la producción de papa, maíz, cebolla… vive de la bendición del cielo para sus sembradíos. La administración municipal, se ha mostrado inerme ante esta emergencia. Los funcionarios en su mayoría foráneos, por ejemplo, el día viernes ya no se encuentran en su lugar de trabajo, porque deben regresar a sus lugares de origen, como Sucre, Tarija o los municipios vecinos. Así está este municipio que me recibió con ese invierno cuya música no he olvidado y he cargado con él en mi larga ausencia por Cochabamba.

Otra muestra, del fracaso de esta región ha sido el rotundo abandono en que ha caído el deporte. Las últimas plurinacionales llevadas a cabo del 25 al 30 de junio de este año, no solo han servido para medir el avance del distrito de Culpina frente al resto, sino que en los mismos se pudo medir el nivel de los distritos a nivel de las dos provincias: Nor y Sud Cinti. Y cuál fue el resultado: Culpina ante el resto de los distritos como San Lucas, Camargo, Villa Abecia, Las Carreras, Incahuasi y Villa Charcas, es un enano, queriendo enfrentarse a un gigante. En pocas palabras, Culpina, fruto de toda una ola de desorganización y manejo antojadizo de algunas personas, es un fracaso en las distintas disciplinas deportivas. Así está Culpina, jugando a la gallinita ciega con toda una generación de jóvenes y niños estudiantes, que en lugar de otras actividades tendenciosas podrían encontrar en el deporte un camino de crecimiento sano. ¿Quiénes son los culpables? En primer lugar el municipio, porque no hace un esfuerzo serio por traer gente profesional para que pueda aportar en la formación deportiva de los estudiantes que participan en las pluris regionales; y también, algunos culpineños que han formado camarillas y han hecho repartija de puestos y mandos a sus parientes más cercanos.

El canto del invierno, para mí sigue siendo hermoso. Pero, en cosas de administración y mejora de nuestra tierra, la música de invierno es un canto de muertos y tiene un tono melancólico.

 

Iván Castro Aruzamen

 

Teólogo y filósofo