Opinion
Ahorro y crecimiento especulativo
Momento económico
Roger Alejandro Banegas Rivero
Domingo, 20 Agosto, 2017 - 16:51

Valorar: 
Average: 5 (1 vote)

La situación económica del país (menor ritmo de crecimiento), aunado a otros desequilibrios macroeconómicos, fiscales y externos, refleja  una asociación con  desaceleración en el crecimiento de los ahorros del país.

Un famoso economista, de apellido Minsky, argumentó y demostró la hipótesis de fragilidad financiera en un contexto  donde las tasas de crecimiento de los activos son mayores que las tasas de crecimiento de los beneficios privados, y a la vez, mayores que la tasa de interés.

A pesar que los niveles de morosidad (cumplimiento en las obligaciones financieras) presentan una ligera tendencia creciente en Bolivia, en niveles aún tolerables;  los últimos datos del sistema financiero,  revelan que la cartera de créditos del sistema financiero en Bolivia (activos) en el 2017 está crecimiento en mayor ritmo (17%) que los ahorros del país (6%).

¿Por qué sucede este fenómeno? La evidencia económica sugiere que frente a  una reducción en los ingresos de los agentes económicos (familias, empresas y el gobierno), existe una incidencia temporal de menor nivel de ahorro del país.  Cuando el efecto de reducción del ingreso es permanente, se requerirá un ajuste o  contracción en los niveles de gasto (consumo).

Por otra parte, las exigencias por parte de las políticas públicas regulatorias, desde una visión heterodoxa, orientan a un sistema financiero con la fijación de  metas de colocación de créditos en sectores específicos y plazos determinados.

En tal sentido, si las tasas de crecimiento en las inversiones (cartera de créditos) son mayores que las tasas de crecimiento del ahorro: ¿cómo se financian las inversiones especulativas?, mediante las siguientes vías comunes: endeudamiento externo, Administradoras de fondos pensiones o potencialmente mediante créditos del Banco Central.  De forma contraria, se hace muy difícil que la brecha sea financiada con aporte propio de los accionistas banqueros.

La visión heterodoxa de la economía, sugiere que para frenar las desaceleraciones o frenar crisis,  un mecanismo relevante funge en el control del ciclo crediticio, vía estímulos a la inversión; sin embargo, existe evidencia que el remedio puede ser peor que la enfermedad.

Desde un mecanismo sostenible y auto-equilibrado, se esperaría una relación de largo plazo, donde exista un movimiento similar entre el crecimiento de la cartera de créditos y las captaciones del público.

La tela para cortar en el análisis económico se centrará en la pertinencia de las exigencias regulatorias para el crecimiento de cartera crediticias: ¿hasta dónde es conveniente este requerimiento en un contexto de desaceleración económica? La respuesta incita rumbo al crecimiento especulativo del sistema financiero boliviano.

*** Doctor en economía: aleconomista@gmail.com