Opinion
SON HDP
Serotonina
Iván Arias Duran
Lunes, 9 Mayo, 2016 - 09:39

Valorar: 
sin votos aún

Personas bien intencionadas y preocupadas por los derroteros de la patria, se preguntan sin poder hallar respuesta: cómo es posible que, a pesar de la corrupción campante, tráfico de influencias, desvalorización ética, cinismo en la defensa, impostura ideológica, uso arbitrario del poder, destrucción de los equilibrios democráticos, transgresión a las leyes y violación a los derechos humanos, el actual gobierno goce de una amplia popularidad y gobierne con la aquiescencia de sectores no solo populares sino de clases medias que lo defienden a capa y espada?

Que nos pasa? Todos les echamos la culpa a los miembros del gobierno porque, a no dudarlo, han demostrado con creces que superaron a los que ellos criticaban: ladrones, corruptos, mentirosos, cínicos, despilfarradores, vende patrias.  Sin embargo, no nos engañemos, ellos están en el poder por más de 10 años porque alguien los puso ahí. No fueron gringos, chinos, ni marcianos los que en más de una elección les ratifico la confianza y el poder. Este gobierno que da vergüenza ajena, está ahí porque hay un basamento social que los respalda. Bolivianos y bolivianas le dieron su respaldo y debemos tener el valor civil de asumir nuestra responsabilidad

Si hay gobernante sin valores, es porque la sociedad esta vaciada de valores. El año 2014, de 3.000 colegialas encuestadas, solo el 10% creía que es malo que sus compañeras se prostituyan; 60% opinaba que está bien “si lo hacen unas cuantas veces”, y 30% “si lo hacen una sola vez”. Éste revelador dato fue dado por la investigación Diagnóstico de la violencia sexual comercial en Bolivia, realizada por un equipo de la Mesa contra la Violencia Sexual Comercial de El Alto, que realizó encuestas en las nueve capitales departamentales.  Una reciente (2016) encuesta realizada por un centro de investigación de la UMSA, preguntó a alumnos de quinto y sexto de secundaria de la ciudad de El Alto: que es para ti un buen trabajo?. El 85 por ciento de los alumnos de más de 40 colegios, respondieron que un buen trabajo es aquel que es rápido, sencillo y que paguen bien. Como se podrá ver, aquí los valores de esfuerzo, superación, desafíos y largo plazo están ausentes de los jóvenes que aprenden en las escuelas y se educan en sus casas.

"Cada pueblo tiene el gobierno que se merece". La afirmación fue atribuida equivocadamente al filósofo y político Nicolás Maquiavelo, pero en realidad es de otro italiano, José de Maistre (1753-1821). Ya que esto sonaba bastante agresivo, otro eminente pensador europeo, el francés André Malraux (1901-1976), modificó la sentencia y dijo que no es que “…los pueblos tengan los gobiernos que se merecen, sino que la gente tiene los gobernantes que se le parecen”. En la misma línea José Martí sentenciaba: "Pueblo que soporta a un tirano, lo merece". Pero ya en los tiempos de los principios de la humanidad, la Biblia, en Eclesiástico 10:2 y con traducción en lenguaje actual rezaba: “todo pueblo tiene, el gobierno que se merece. Cuando el rey es ignorante, el pueblo acaba en la ruina; cuando el rey es sabio, el pueblo prospera”.
Y lo que nos falta todos es tener el valor civil de aceptarlo y asumirlo porque somos una sociedad que tiene miedo aceptar sus propios yerros y siempre prefiere echarle la culpa de sus males a los otros. Muy pocas personas asumen las consecuencias de sus decisiones, por eso vamos a escuchar hasta el cansancio que la culpa de nuestros males está en los políticos y en los malos políticos. Mi pregunta es, quien pare a los políticos? De donde salen nuestros políticos de hoy y del futuro? De nuestras entrañas, de nuestros vientres familiares y sociales. Los ladrones y corruptos de ayer, hoy y mañana los incubamos en nuestra casa, en nuestro barrio, en nuestros centros de formación, en nuestro trabajo. Son hijos del pueblo (hdp), son esos hijos que nos esforzamos en negarlos sin asumir que nosotros los parimos.

Mientras como sociedad no asumamos que estamos vacíos de valores y principios que planteen una sociedad diferente y, por lo tanto, una forma diferente de hacer política, seguiremos llevando a los espacios de poder a corruptos, ladrones, cínicos y usurpadores de esperanzas. Los hdp que damos y demos a luz está en nuestras manos, está en nuestras casas, en nuestro contexto. Si no construimos hdp diferentes seguiremos teniendo la sociedad que tenemos. Asumamos la responsabilidad moral que tenemos. Jean Amery, judío encarcelado en Auschwitz durante un año, escribió sobre el pueblo alemán: “(…)la masa de los ebrios por el poder (…) ellos, los demasiados, no eran hombres de la SS sino obreros, empleados, técnicos, mecanógrafas – y sólo unos pocos de ellos lucían el símbolo del partido. Para mí, y no sean estrictos conmigo sobre la trivialidad, ellos eran el pueblo alemán. Ellos sabían exactamente qué pasa a su alrededor y qué nos pasa a nosotros, ya que el olor de la quemazón del campo de exterminio vecino llegaba a sus narices igual que como llegaba a las nuestras, y parte de ellos vestían ropas que un día antes fueron tomadas de la plataforma de la selección de las nuevas víctimas que llegaron.” (Jean Amary, “Más allá de la culpabilidad y la expiación”, Am Oved, Tel-Aviv 2000, páginas 159-160). El camino a la libertad empieza por asumir las responsabilidades morales, así lo hizo el pueblo alemán y eso lo liberó.
 
Ivan Arias Duran
Ciudadano de la Republica Plurinacional de Bolivia