Opinion
SE DETERIORA EL LENGUAJE ESCRITO Y HABLADO
Ojo al Charque
Constantino Rojas Burgos
Viernes, 27 Noviembre, 2015 - 12:47

Valorar: 
sin votos aún

Para nadie ya es extraño que la escritura y la pronunciación correctasaprendidas en la escuela ya no se las toma en cuenta en estos “tiempos de modernidad”, por la influencia de las tecnologías de la comunicación y la información: Internet, WhatsApp, chat, correo electrónico, entre otras, hasta llegar a un deterioro del lenguaje escrito y hablado.

Pasa que las tecnologías en la escritura exigen rapidez e inmediatez, por tanto, los jóvenes —escolares y universitarios— por ahorrar tiempo, escriben palabras abreviadas, porque en la interacción comunicativa, estas se reducen y simplifican debido a que entre los interlocutores hay comprensión y entendimiento en el intercambio de palabras.

Las transgresiones a la lengua española se dan fruto de las tecnologías de la informaciónque exigen escribir mensajes cortos, esa exigencia se traslada también a los trabajos académicos en los que el docente deberá recomendar que se trata de escribir con criterio y que no se puede dejar de lado la buena y correcta escritura.

En el intercambio de mensajes: el celular, el Facebook, el WhatsApp y otras redes sociales circulan textos cortos y abreviados y que entre los jóvenes se entienden sin mayor dificultad, se podría decir que surge una especie de jerga juvenil digital, en la que seadopta convencionalmente un lenguaje diferente, característica de la época tecnológica y digital.

En el Facebook, es frecuente ver que escriban  k, en vez del que; “tam”, por te amo mucho; tbn, por también; o malas palabras como hdp, cuyo significado no conviene reproducir, pero se sabe de qué se trata.

En el lenguaje hablado, también existe una serie de transgresiones cuando dicen por ejemplo: porfis, porfa (por favor); o feliz finde (feliz fin de semana);feliz cumple (feliz cumpleaños);nos vemos en el depa (por decir, nos vemos en el departamento);pa o ma, por papá, mamá, y que, en parte, es por influencia de la televisión cuyos diálogos, modismos y expresiones se imitan.

Independiente de los medios, también se acuñan palabras abreviadas como:nos vemos en la pre, por premilitar; o estamos en la prepromo, por la pre promoción; o la universidad ya está ofertando el prefa, por el pre facultativo, que configuran un nuevo lenguaje en los jóvenes.

Pero, también existe una mala pronunciación cuando dicen: poyo, por pollo; caye, por calle; muncipalidad, por municipalidad; haiga, por haya. Por un lado, existe una confusión cuando se pronuncia la “ll” por la “y” o también la “y” por la “ll”, por ejemplo: yebar, por llevar: yama, por llama; yave por llave y que suena mal al oído cuando se escucha pronunciar de ese modo, porque atenta con la normativa y la costumbre de una buena pronunciación.

Es también interesante observar los letreros de expendio de comidas en bares, restaurantes o pizarras de anuncios de ofertas de trabajo, en los que el error es tan evidente que causa gracia, por ejemplo: “favor de guardar cilencio”,  en lugar de: por favor guardar silencio; “para que descancen los demás”, por descansen; “cerrado asta el juebes”, por cerrado hasta el jueves,  “inbitación a todas las mamás”, por invitación; “fuera de servisio”, por servicio; “también ay amburguesas”, por hay hamburguesas; “se proive tirar basura”, se prohíbe tirar basura, “en esta aria de este tereno” por decir, en esta área del terreno. “si baber pollo asado”, por si va a haber pollo asado.

Para evitar el deterioro del lenguaje será recomendable leer libros, escuchar buenas narraciones y cotejar los escritos previos a su difusión. De esta manera, estaremos contribuyendo a que el lenguaje se mantenga en el marco de las reglas ortográficas.