Opinion
EL PELIGRO DEL SEXTING
Al Punto
Diego Rojas Castro
Jueves, 9 Febrero, 2017 - 12:32

Valorar: 
sin votos aún

El sextinges un término que resulta de la unión de dos palabras:sex de sexo, y texting de la acción de enviar mensajes de texto, en este caso, subidos de tono. Radica en el intercambio de mensajes eróticos que si bien antes eran de texto, hoy son multimedia, con fotos, audio y vídeo.En caso de hacerse públicos pueden dañar profundamente a la persona que aparece en ellos, y llegar a tener responsabilidad penal por su difusión en los que los reciben y distribuyen. 

 

Antes, cuando éramos más jóvenes, en colegio, para mostrarle a alguien que sentíamos algo por esa persona, le escribíamos cartitas con dibujitos y corazoncitos (por muy cursi que pueda sonar). Hoy esa forma de expresarse ha cambiado, porque ahora los jovencitos tienen celulares inteligentes con cámara.

 

De igual modo, la mal llamada “prueba de amor” ha pasado a un ámbito digital, donde la pareja pide a la otra que le envíe fotos privadas, que por supuesto luego pueden caer en manos de terceras personas, al ser reenviadas a amigos, o que el teléfono celular se pierda y caiga en malas manos, que en una reparación el técnico encuentre y copie las fotos, etc.

 

Es recomendableno enviar nunca fotografías de este tipo, sin importar cuanto se confíe en la pareja, ya que mañana puede terminar la relación en malos términos, y esta persona distribuir las fotos por venganza, lo cual puede causar un profundo daño psicológico.

 

Si la víctima es una persona menor de edad, la difusión de las fotos se puede convertir en difusión de pornografía infantil, que por supuesto está penado por ley. A las jovencitas es importante decirles que si van a consentir una relación sexual, que se aseguren de que no haya ninguna cámara, ningún celular filmando, que traten de mantener todo en el ámbito más privado posible.

 

¿A qué edad es factible entregarles un celular a los menores? Las nuevas generaciones de padres de familia son las que lo tienen muy difícil, ya que tienen que hacerle entender al menor que una fotografía que se sube a internet, nunca más se podrá quitar de ese lugar. Una fotografía personal enviada hoy día solo por el hecho de pensar que ello les va a permitir retener el amor de una persona o de llamar su atención, puede perseguir a la persona durante muchos años e incluso el resto de sus vidas.

 

En nuestra infancia, nuestros padres y abuelos nos enseñaban a no compartir información cuando alguien desconocido llamaba por teléfono fijo, nos decían: no des tu nombre, no digas donde vives, ni menciones si estás solo en casa. Y cuando salíamos a la calle, nos decían por precaución "no hables en la calle con desconocidos".

 

El problema es que en la actualidad nadie nos ha enseñado cómo utilizar los teléfonos celulares, cómo utilizar el internetsin exponer nuestra vida privada, hasta que no haya conciencia y entendimiento de cómo hacer uso estos dispositivos sin exponernos, los riesgos seguirán estando ahí. La seguridad al 100% no existe, pero se puede minimizar el riesgo que hay sobre los posibles incidentes alrededor de esta tecnología.

 

En el caso de los menores, la mejor forma de minimizar riesgos es acercarnos y conversar con ellos para pedirles ayuda en su utilización, porque muchas veces saben mucho más de cómo utilizar un dispositivo que sus padres, y en la explicación que estos dan, el adulto puede darse cuenta de los vacíos y peligros a los que se expone el menor y corregirlos a tiempo.

 

El autor es ingeniero perito en informática forense.