Opinion
La erotización de la infancia en las redes sociales
Al Punto
Diego Rojas Castro
Viernes, 27 Octubre, 2017 - 09:43

Valorar: 
sin votos aún

Los niños de hoy en día viven inmersos en un mundo lleno de referencias sexuales, y no en pocas ocasiones son los propios padres quienes fomentan o permiten el acceso a estos estereotipos. Esta tendencia actúa en contra de los derechos de los menores.

 

La etapa de la infancia tiene hoy en día una duración menor a la que corresponde a este periodo. Y las preocupaciones de los menores se asemejan más a la de los adolescentes. La transición de la infancia a la adolescencia es más acelerada. Y la preadolescencia, una etapa de cambios que si bien existía antes, no se hacía tan evidente como ahora.

Las principales perjudicadas de esta tendencia son las niñas. La erotización de la infancia implica que las niñas representen roles y manifiesten conductas inapropiadas como reflejo de su introducción precoz en algo tan característico de la adultez como es la sexualidad.

Por ejemplo, si el lector tiene hijas prepúberes o púberes y les ha permitido abrir una cuenta en redes sociales, podrá fácilmente ver cómo ellas o sus amiguitas cuelgan fotos en bikini, con prendas ajustadas y en actitudes poco apropiadas para su edad. Las hay que, en piscinas y saunas, visten con atuendos de adultas.

Copian a las influencers, jóvenes, que en sus perfiles de Instagram o vídeos de YouTube son seguidas por miles de internautas posando en actitudes provocativas. Solo que mientras estas blogueras son casi siempre mayores de edad, sus seguidoras e imitadoras están aún en la preadolescencia y lejos de los 16 años, edad mínima recomendada para tener cuenta en redes sociales.

El bombardeo erotizador es constante y proviene de muchos frentes. Incluso los padres y familiares contribuyen con su actitud y con hechos aparentemente inofensivos, como vestir a las niñas de mayores o promover que se maquillen o se pongan tacones de manera habitual, además de poner comentarios o “likes” en redes sociales alabando las fotografías inapropiadas para la edad de las niñas.

Es responsabilidad de todos evitar que los niños sean adultos antes de lo debido. Hay aspectos en los que se pueden incidir para evitar la sexualización precoz de sus hijas, como procurar estar al tanto de las revistas que leen, los programas que ven, la música que oyen y las páginas que visitan.

Porque, no olvidemos: miles de pedófilos están fisgoneando a las pequeñas. Ellas exhiben su nombre, su colegio, sus datos, su entorno. Demasiado peligroso.

El autor es ingeniero perito en informática forense.