Opinion
¿Y EL RÍO PAPÁ?
Desde el Chaco
Ubaldo Padilla Pérez
Lunes, 28 Noviembre, 2016 - 19:07

Valorar: 
sin votos aún

Yalo Cuellar, en su canción “lágrimas del Pilcomayo”, muy sabiamente  pronostica que si no hacemos nada por salvar a nuestros Ríos, solo nos quedarán historias sobre ellos  para contarles a nuestros hijos y nietos.

En lo que respecta al Parapetí, hasta el momento mucho se ha dicho y poco se ha hecho para evitar su muerte. Hace unos meses ha desaparecido uno de los brazos con que se formaba una Isla frente a la comunidad Guaraní de  Itananvikua y con su desaparición, ha desaparecido cuanta vida se anidaba en sus aguas y en sus piedras. La pregunta obligada es ¿seguiremos tranquilos contemplando su destrucción?, ¿Quién tiene que hacer algo y que es ese algo que tiene que hacer?, ¿si no lo hace es porque no sabe, porque no le da la gana o porque no se lo exigimos?. En los siguientes párrafos intentaremos tender líneas que marquen el camino.

-El Río Parapetí tiene una longitud de casi 600 kilómetros; en su recorrido, es alimentado por unos 7 pequeños ríos o riachuelos y por  168 quebradas y quebraditas. En lo que respecta al departamento de Santa Cruz, pasa por los municipios de Lagunillas, Boyuibe, Camiri, Charagua, Cuevo, Gutiérrez, San José de Chiquitos y Pailón; de manera que el problema no es solo del municipio de Camiri, sino de otros municipios del Departamento y de otros Departamentos.

-Por Resolución Nº 037/2003 y 064/2005 del Consejo Departamental de Santa Cruz; el “Servicio de Encausamiento de Aguas y Regularización del Río Piraí” (SEARPI) es el responsable de coordinar y planificar el desarrollo social y económico de la cuenca del Parapetí.

-Sin embargo la Ley Marco de Autonomías y Descentralización, por mandato del Artículo 302 de la constitución Política del Estado, le asigna a los Gobiernos Autónomos Municipales 43 competencias entre las que se encuentran la de “preservar, conservar y contribuir a la protección del medio ambiente y recursos naturales, fauna silvestre y animales domésticos”(par. 5)  y es en atención a esa competencia que el Gobierno Municipal de Camiri y los otros gobiernos municipales involucrados que deben actuar.

-Por información del propio SEARPI, sabemos que desde la gestión 2014 están ejecutando el Plan de Manejo Integral de la Cuenca del Río Parapetí en los Municipios de Camiri y Charagua, pero al parecer sin coordinar con los gobiernos municipales involucrados, ya que estos no lo contemplan en sus estructuras organizacionales ni en sus presupuestos.

Entonces, ahora queda claro que tanto el Gobierno Nacional, como los Gobiernos Departamentales y Municipales tienen  la obligación constitucional de actuar en defensa de nuestro Río Parapetí, pero por sentido común está claro también que deben ser los Gobiernos Municipales que se encuentran a lo largo de los 600 kilómetros de recorrido del Parapetí los que deben tomar las iniciativas y exigir a los otros niveles a cumplir con la parte de responsabilidad que les toca. Para ello el Gobierno Municipal de Camiri deberá lo más pronto posible, adecuar su estructura organizacional, destinar el personal más idóneo posible y el presupuesto suficiente para pasar del dicho al hecho y por supuesto construir la planta de tratamiento de aguas residuales que falta para no seguir echando al Río las aguas negras que salen de las cloacas de la mitad de las viviendas de los camireños y camireñas. No actuar en este sentido, como no se lo ha hecho hasta el momento, significa nada más ni nada menos que, incumplir con un mandato constitucional y a la postre, que no nos incomode cuando nuestros hijos nos pregunten…..¿Y el Río Papá?