Opinion
LOS NO POBRES EN BOLIVIA
Los otros caminos
Iván Castro Aruzamen
Miércoles, 5 Agosto, 2015 - 12:10

Valorar: 
Average: 4.3 (6 votes)

Emanuel Levinas escribió en Totalidad e infinito de 1971: “La ideología, inocente o maligna, ha alterado ya nuestro saber. Por ella los hombres se engañan o son engañados”. Y nada más cierto en nuestro país, la maligna ideología de los no pobres (feliz expresión de Michael Amaladoss, teólogo indio), no sólo ha alterado nuestro escaso saber, por ahora malinterpretado, ajustado, politizado, pero, sobre todo, los pobres y excluidos por el Estado Plurinacional, hemos sido engañados y vamos camino a engañarnos con la construcción de un aparente estado de cosas que, maquillan una realidad, absolutamente favorable a los no pobres de este estado ¿Quiénes son los no pobres en Bolivia hoy? En un pasado reciente, los no pobres eran los grandes terratenientes y oligarcas: cuéntese entre los mismos, industriales mineros, banqueros, empresarios, latifundistas y otros. Los no pobres hoy en día la encabezan: Evo Morales Ayma y Álvaro García Linera. Sus ramificaciones se entienden como tentáculos: en primer lugar los familiares del Vicepresidente, pues, hasta la barby locutora de noticias que finge de esposa del señor Vice ha incursionado en la fácil empresa de hacerse con medios de comunicación; y seguidamente, vienen los familiares de Morales, que, ya no son los indiecitos pobres y excluidos, sino cómo es que puede estudiar la hija de este en la Universidad Católica Boliviana, tildada por algunos marxistas de colonialista. Ministros, senadores, diputados y personeros de instituciones públicas, como la ex – directora de ABC (Administradora Boliviana de Carreteras), Patricia Ballivian, que engorda cada mes su cuenta con jugosas cantidades de dinero. Y Alcaldes, concejales y la clase dirigente a fin al partido de gobierno del MAS que, de una u otra forma muerden el diezmo reservado para las licitaciones de toda obra que se ejecuta. Estos no pobres de hoy han hecho algo bueno, algo que valga la pena mencionarse como parte del tan mencionado avance industrial del país. Me temo que la respuesta es no. ¿Dónde quedó el comercio de los pueblos, por ejemplo, con la república de Cuba o el Estado bolivariano de Venezuela? El antineoliberalismo, el anticapitalismo, el anticolonialismo de los no pobres en Bolivia, se ha transformado en un fundamentalismo absurdo. El papa Francisco, no sólo fue claro, preciso y directo en su discurso a la sociedad paraguaya cuando hizo mención a la idea de que las ideologías que no tienen el más mínimo interés en buscar un cambio interior y cultural de los pueblos, están condenadas a derrumbarse a sucumbir ante los voraces intereses de poder de sus voceros. ¿Qué dirección toma el control del poder en el Estado Plurinacional? ¿Hacia dónde va? Ya sabemos de dónde viene. La tesis marxista del materialismo dialéctico y la transformación histórica, oportuna en su momento y que sirvió de pretexto para que gente del grupo Comuna al que pertenencia García Linera, se arrimara al carro de las luchas populares  e indígenas, hoy, ha derivado en un simple Comunalismo político. Esta pequeña élite sólo busca el poder por el poder. Tiene el mismo interés político y económico y usan los sentimientos de reivindicación (justica, igualdad, inclusión) de las multitudes para arrastrarlas hacia el abismo del conformismo y el somnífero de una realidad maquillada, al más puro estilo del realismo mágico, al punto que el pueblo llega a creer que hay niños que nacen con cola de chancho. No obstante frente al totalitarismo y fundamentalismo del comunalismo político cabe la posibilidad de luchar a través de la promoción de una democracia auténtica, en diálogo con las distintas visiones culturales, religiosas y políticas, que forman el mosaico plural de nuestro país. Sin duda que la promoción de la justicia en tono profético es un arma poderosa para los pobres y excluidos, que han quedado adormecidos por la política del mago usada cada día en el papel discursivo del comunalismo político del MAS. Pero, los no pobres un día caerán de su alto vuelo impulsados por la megalomanía de sus más grises intereses. Y caerán como los buitres de la FIFA (Federación Internacional de Futbol) y la FAB (Federación Boliviana de Futbol). “Nada es para siempre”.