Opinion
AÑOS GLORIOSOS PARA A.L.
Ojo Crítico
Grover Cardozo
Viernes, 10 Febrero, 2017 - 12:11

Valorar: 
sin votos aún

Solo observando lo acontecido en los últimos 100 años, se puede aseverar  que los últimos  quince años son los más gloriosos  de la historia de América Latina.   Gloriosos, porque  son años de redención, insumisión, de  ampliación de espacios democráticos, de  despegue de sueños  de gran calibre,  de  caídas también , -por supuesto-, pero  años fecundos al fin.

El pobre  accedió a  servicios básicos como el gas, el agua y la  electricidad. Las clases medias mejoraron su nivel de vida y los ricos   siguen  azorados al observar hasta dónde se puede  crecer  cuando   entran al cuadrilátero gobiernos  soberanos.

En el pasado para nada se hablabade un modelo alternativo al capitalismo y si se lo hacía  era en el marco de lo meramente anecdótico. Nunca como hoy  levantamos tanto la cabeza para hablar en condiciones de  legítimos propietarios de las tierras  que habitamos y de  utilizar  soberanamente  los recursos que tenemos.

Hay que decirlo,  en voz alta. Lo que  están haciendo los gobiernos progresistas latinoamericanos alcanzò un punto de  desarrollo que   en algunas cuestiones  ya se torna  irreversible.  En Argentina  y  Brasil, los procesos  están viviendo  un reflujo,  pero ese ensombrecimiento quien sabe qué otros  cambios  está incubando.

Lo decían quienes  siempre iluminaron el camino:  Quien abre los ojos una vez, ya no puede dormir tranquilo o dicho de  otro modo: quien  aprende a comer carne, no vuelve más al pasado.

 Europeos, árabes  y  africanos que  miran a América Latina, se sorprenden al saber que  en los palacios de gobierno de nuestros países,  los embajadores  de EEUU ya no pueden entrar  si no es tocando  la puerta, como siempre debió haber sido.

Los   sectores progresistas de EEUU con  intelectuales, periodistas, artistas de cine y hasta empresarios  celebran  este levantamiento, porque  intuyen que  cuando se acentúan los desequilibrios, nadie está seguro en el  planeta, ni  siquiera en las   mansiones mas blindadas, de Nueva York.

Son años gloriosos para América Latina porque   en el pasado los periódicos sólo difundían    ideas liberales y  excepcionalmente   surgía  un planteamiento contrario al individualismo. Hoy los medios son espacios de confrontación política e ideológica lo que aviva la batalla de la ideas y permite establecer  las luces y sombras de cada  modelo político.

Los años que vivimos, son años gloriosos, porque   conceptos  como   “redistribución de la riqueza”-tan útil  en el pasado como anzuelo  electoral- hoy  cuando menos está dejando de ser verso  para ser  una pequeña realidad.