Opinion
MUCHA OBRA EL BIOCEANICO
Ojo Crítico
Grover Cardozo A.
Lunes, 3 Abril, 2017 - 09:48

Valorar: 
sin votos aún

Si es cierto que  el  corredor bioceánico Brasil-Bolivia-Perú  será  una obra equivalente  al canal de Panamá por el movimiento económico que generará para las tres naciones, nuestro país está  en puertas de una fase de desarrollo  inédita y que  nos puede  sacar de este  oprobioso agujero de pobreza en el que todavía nos encontramos.

Solo saber que  con este corredor, Bolivia sería el corazón de un  proyecto  que unirá a los océanos atlántico y pacífico,  dice mucho de las perspectivas  que tenemos para los próximos años.

En la actualidad para  transportar  Brasil  sus productos hacia el Pacifico y  sobre todo en  dirección a los  mercados de   la portentosa China,  los barcos dan una  inmensa vuelta por el cono sur, lo que encarece el precio de esos productos.

Hay que anotar que desde el año 2012 Perú y Brasil estaban impulsando el corredor con  un trayecto que solo tomaba en cuenta a los dos países y sin ingresar a Bolivia.  A tiempo nuestro país  tomó nota de semejante proyecto y se sumó al mismo con mayores ventajas,  porque se reduce  el trazo inicial a 4.700 kilómetros, casi un 35 % menos que la ruta inicial.

Desde luego que el corredor bioceánico  de los tres países, no es el único en Sudamérica. Hace 5 años  ya está en construcción  el corredor bioceánico Aconcagua, que es empujado por Chile y Argentina, también  para unir los dos océanos.

Hoy todos los países se encuentran en una vertiginosa carrera  por construir puentes de integración para mover el comercio mundial. Nicaragua junto a China  se unieron  hace algunos años para construir en territorio nicaraguense  un canal que unirá lo océanos Pacìfico y Atlántico y que será de mayor ancho  y capacidad que el canal de Panamá.

En todos los niveles ya se sabe que  el decisivo  factor de desarrollo de las regiones de un país es su conectividad con el resto del territorio nacional y con  el exterior. Las rutas existentes que vinculan territorios de países vecinos, sumadas a las potenciales vías de conexión que pueden relacionarse con las obras existentes y eventualmente con terminales portuarios, van configurando corredores internacionales o corredores  bioceánicos.

Los corredores bioceánicos se visualizan como puentes terrestres que unen dos océanos a través del continente con la finalidad  de  trasladar carga y pasajeros, pero así mismo dando lugar a  acercamientos  sociales, culturales y económicos que  generarán más integración en determinadas zonas de  Sudamérica.