Opinion
VIOLENCIA, NUESTRA TRAGEDIA
Paralelo 21
Pablo Pizarro Guzmán
Domingo, 30 Noviembre, 2014 - 12:19

Valorar: 
Average: 5 (1 vote)

Me pregunto si la violencia es intrínseca al ser humano o es una conducta adoptada por el tiempo. También me cuestiono cuan violento puedo ser yo mismo. Hasta dónde puede llegar la furiafísica y/o verbal de las personas, su sociedad y la humanidad.

Recuerdo que los nazis que exterminaban judíos en la Segunda Guerra Mundial retornaban a sus casas,ya sea a escuchar radio o a cortar el césped,como cualquier día laboral, como si nada hubiese pasado. Esto significa que lo hacían de manera automática, como zombis, sin tener una conciencia crítica de la situación.

Pero, como vivían en un régimen totalitario, que construyó desde un poder omnímodo un idealfunesto de sociedad, no alcanzaban a comprender lo que sucedía, entonces creían que su conductaeraun trabajo más.
También leí en algún momento que en tiempos antiguos la violencia era externa al hombre, pero con el tiempo se fue internalizando y se convirtió en parte íntima de nuestro ser. O sea que al parecer la violencia hace parte de nuestra intimidad.

La historia demostró que la violencia se ejerce principalmente desde el poder del Estado, accionado por sus fuerzas de coerción, llámesepoder judicial, policía, ejército, milicias, o sino también en alianza con mafias, como la del narcotráfico.
México vive esta situación, un país atornillado a la violencia. Los últimos sucesos lo demuestran. El asesinato de los 43 estudiantes en Ayotzinapa duele hasta el fondo del ser. Esta masacre generada desde el poder del lugar, alcaldía, en complicidad con bandas del tráfico de estupefacientes trasunta al propio México y obliga a que la comunidad internacional reaccione para poner freno a estos actos sanguinarios.

Bolivia también transita un camino violento. Según un informe de la Organización Panamericana de la Salud devela que el Estado Plurinacional es el país con mayor porcentaje de mujeres víctimas de violencia física y sexual (estudio hecho en 12 países de América Latina y el Caribe).

En nuestra tierra Tarija, la violencia también se internalizó, un fenómeno que nace desde las familias y se concreta en las calles. Cada día se escuchan noticias de asesinatos, violaciones, golpizas a mujeres y también a niños y niñas.  O sea que no es un hecho ajeno, sino que también hace parte de nuestra cotidianeidad, pero muchas veces guardado en secreto.

En éste contexto, la humanidad viene produciendo terror desde tiempos remotos. En la modernidad, tal vez sean otras las formas que inducen a éste tipo de conductas. Una de ellas, tiene que ver con la reproducción simbólica de los medios de comunicación y entretenimiento, quienes terminan configurando una sociedad enferma de violencia.